foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

domingo, 16 de abril de 2017

VUELCAN ZONAS VULNERABLES A MAPA EN BOLIVIA

 Localizan las zonas más vulnerables a desastres
Una res muerta cerca de un charco de agua en el municipio de Pasorapa, durante la sequía de 2016, la peor en años. | José Rocha  y Edwin Soria
En la última década, 35 de los 47 municipios de Cochabamba han sufrido inundaciones, sequías y heladas de forma recurrente. En todos los casos, la respuesta ha sido reactiva y no preventiva.
El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, instó a las alcaldías a cambiar de enfoque. “Hemos salido de la peor sequía y no podemos seguir sin prevenir”, afirmó.
Explicó en los medios estatales que ahora trabaja en un enfoque proactivo y no reactivo. El reto es que las alcaldías inviertan más en prevención que en obras que pueden esperar.
Unas 56 mil familias fueron afectadas en 2015 y 2016 por los desastres naturales. Se perdieron 33 mil hectáreas.
Uno de los primeros cambios para prevenir antes que atender desastres es localizar las zonas vulnerables a través de mapas de riesgo georeferenciados y elaborar planes de contingencia por municipios.
La Gobernación propone impulsar políticas preventivas. “La Secretaría de la Madre Tierra entregó hace tres años los primeros mapas de riesgo a las regiones y ahora los actualiza. El propósito es que las alcaldías tengan un instrumento técnico para prevenir”, informó la responsable de esta área, Soledad Delgadillo.
Explicó que hay municipios que tienen calendarios de precipitaciones y conocen la tendencia de las lluvias y el riesgo de inundaciones; lo mismo pasa con las regiones que soportan sequías. Los cuatro mapas de riesgo se elaboraron con los registros metereológicos de los últimos 10 años.
Los municipios del cono sur, como Pasorapa y Omereque, tienen tendencia a la sequía. Por ello se elaboraron planes de prevención y mapas de riesgo con una base técnica e información científica para que los municipios orienten sus acciones e inversiones en planes de prevención de desastres.
“Por normativa, todos los municipios deberían tener planes de contingencia, pero gran parte no tiene planes de contingencia y emergencias; trabaja más de manera reactiva”, remarcó el director de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación, Óscar Soriano.
En tanto que el presidente de la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco), Héctor Arce, afirmó que los municipios empezaron a tomar conciencia y elaborar planes para prevenir desastres. Sin embargo, las regiones pequeñas no tienen recursos para hacer obras.
Pasorapa duplicó su presupuesto para sequía
Durante los últimos cinco años, Pasorapa fue el municipio más afectado por la sequía en Cochabamba. La falta de agua perjudicó el 80 por ciento de los cultivos de maíz, provocó hambruna
y migración.
La Alcaldía afirmó que duplicó el presupuesto para atender las consecuencias de la escasez de agua. Inicialmente, contaba con 200 mil bolivianos en 2016; pero este año, ante la gravedad del fenómeno, aumentó su presupuesto a 400 mil.
 Ante la emergencia, se sacaron recursos de otras áreas como educación e infraestructura. Los 400 mil bolivianos se invertirán en la construcción de 50 atajados, la distribución de agua en cisterna, la compra de tanques y mangueras. “Con estos recursos pretendemos atender los desastres en una primera etapa, nos alcanzarán unos cuatro meses, después, no tendremos más”, explicó el alcalde de Pasorapa, Jaime Mendieta.
Otros municipios del valle alto y el cono sur también destinarán más recursos a la construcción de represas y microrepresas para paliar los efectos en la época seca. En el valle bajo y en el trópico se prevé que el dragado de ríos y la construcción del muros de contención. Además de campañas de forestación y el cultivo de frutas y plantas resistentes a la sequía para que el ganado no sufra por falta de forraje.
ZONAS VULNERABLES
Los cuatro mapas de riesgo que elaboró UGR de la Gobernación identifican las tendencias a diferentes desastres naturales por regiones. En el trópico, los cinco municipios son vulnerables a inundaciones; en la zona andina, a los riesgos de deslizamiento, granizadas y heladas.
En el cono sur, la sequía se recurrente y cada año se presenta con mayor intensidad. Mientras que en la región del valle alto se ha identificado también la sequía. En tanto que la región metropolitana lidia con la escasez de agua y los incendios en los bosque nativos del Parque Nacional Tunari.
16-04-2017-b02-info-mapas-en-riesgo-cocha.jpg
MAPAS DE RIESGOS
Los Tiempos
2-info-mapas-en-riesgo-cocha.jpg
MAPAS DE RIESGOS
Los Tiempos
OPINIONES
“Se subestima la prevención”
SOLEDAD DELGADILLO, GOBERNACIÓN
Estamos elaborando planes de prevención como la “cosecha” de agua. El mapa de riesgo es una base técnica de información científica para que los municipios orienten sus acciones. Hay municipios que subestiman esta categoría de prevención, todos tenemos menos  recursos, pero, más que invertir recursos, hace falta una política de comunicación para que los municipios y la población asuman su corresponsabilidad haciendo buen uso y reuso del agua doméstica e industrial.
“Los mapas se tienen que usar”
ÓSCAR  SORIANO, UGR
Los municipios deben asumir las acciones en una primera instancia. Según la Ley 602, la Gobernación entra a atender cuando el municipio declara desastre natural. Tenemos mapas de riesgo elaborados, a esos mapas de riesgo se les tiene que dar utilidad, los tienen que utilizar en su planificación y las acciones de prevención, no hay que esperar que venga el desastre para actuar; hay que tratar de prevenirlo para que no llegue y, si llega, que llegue con menor intensidad para que el impacto sea menor en la gente; es mejor para las comunidades.
 “Es responsabilidad de 3 niveles”
HÉCTOR ARCE, AMDECO

La atención y prevención de los desastres es responsabilidad de los tres niveles: el municipio, la Gobernación y el Gobierno central. Se hacen planes y talleres, pero el fenómeno ambiental, por más que hagamos planes, la fuerza de la naturaleza rebasa la capacidad. Por otro  lado, está el tema de los recursos que no siempre acompañan estos planes y ésa es una gran realidad: Los municipios grandes tienen entre 100 a 500 mil bolivianos, pero un municipio pequeño sólo tiene 50 mil bolivianos y eso no le alcanza para nada. Tomado de los tiempos de Bolivia 

No hay comentarios: